Ofrenda 2022

30 DE SEPTIEMBRE 2022 – OFRENDA - FUNDACIÓN DEL INSTITUTO

 

Hola, mamá:

 

Han pasado tres largos cursos desde la última vez que vinimos a traerte nuestro colegial ramo de flores, como cada 30 de septiembre. Han sido meses muy amargos para todos y de intenso sufrimiento para los que han asistido, impotentes, a la despedida de sus seres más queridos, arrebatados por una muerte inmisericorde, disfrazada de cruel pandemia. En aquella primavera del 20, la incertidumbre, el miedo y hasta el terror hicieron acto de presencia en nuestras vidas, mezclándose con la rabia y las lágrimas, y cubrieron el horizonte, entonces diáfano, limpio, azul, con los negros nubarrones de la desesperanza, sin aparente final a la vista.

 

Como en otros momentos trágicos de la vida hemos tenido héroes, y muchos, casi siempre anónimos, que han dado lo mejor de sí mismos y se han dejado la piel en su puesto de trabajo – muchos de ellos hasta su propia vida – por cuidarnos y estar a nuestro lado: médicos, enfermeras, cuidadoras de residencias, conductores de ambulancias, camioneros, dependientes de supermercados… a quienes hemos reconocido y agradecido su impagable esfuerzo en unos casos o la entrega de su propia vida en muchos otros, para que podamos seguir viviendo. Eso es amor de verdad y no el sucedáneo en el que, con tanta frecuencia, lo convertimos.

 

En el cole, han sido meses durísimos para todos: la mascarilla permanente, las puertas y ventanas abiertas en pleno invierno, los bocadillos engullidos a toda prisa frente al encerado, la limitación de movimientos, la interacción reducida a mínimos, el balón secuestrado, el recreo y el patio minúsculos, la visita al baño en paciente fila india, los confinamientos esporádicos de grupos o clases, la desinfección constante, la pérdida permanente y sólo adivinada de la sonrisa… acabaron haciendo mella en el ánimo de profes y alumnos, aunque te diré, con admiración, que nuestros estudiantes se han enfrentado con naturalidad y gallardía al reto y lo han hecho extraordinariamente bien. Son un motivo de orgullo y satisfacción.

 

Ahora que, por fin, podemos acercarnos hasta tu pilar y decirte lo guapa que estás con ese manto Corazonista, queremos manifestarte con este ramo nuestro cariño en nombre de toda la comunidad educativa y agradecerte que estés siempre a nuestro lado, animando nuestros sueños y proyectos, aunque, a veces, ni siquiera nos demos cuenta de ello. Continúa protegiendo nuestras familias, especialmente a aquellas que pasan por momentos de dificultad y ayúdanos a ser solidarios con ellas. Sólo así tendrán sentido estas flores que hoy depositamos ante tu altar.