Ruta de Los Cantares de Gesta

RUTA DE LOS CANTARES DE GESTA

 

El miércoles 26 de enero los alumnos de 2º de la ESO disfrutamos de una excursión literaria por Zaragoza sobre los cantares de gesta. Organizada por el departamento de Lengua y Literatura, nos dirigimos hacia las murallas donde ya nos esperaban nuestros guías en animada charla con la estatua de César Augusto. Héctor, que era el nuestro, empezó la visita unos pasos más allá y, bien pegaditos a la muralla, tras explicarnos el plan, nos empezó a contar la historia real de Roldán y su llegada a Zaragoza, al servicio de Carlomagno, quien sitia la ciudad con intención de tomarla. Las murallas, nos dijo Héctor, medían siete metros de ancho por catorce de alto, haciendo imposible la conquista. Carlomagno levanta el sitio por falta de víveres y decide volver a Aquitania pasando por Roncesvalles tras saquear Pamplona…

Luego “entramos” en Zaragoza y nos sentamos en la escalinata de la iglesia de San Juan de los Panetes, frente al Torreón de La Zuda, que es lo que queda del antiguo palacio y alcázar musulmán. Allí nos contó la historia del Cantar de Roldán, donde aparece como héroe y muere, defendiendo la retaguardia del ejército, traicionado por Ganelón, ajusticiado y descuartizado, luego, por orden de Carlomagno. Al mismo tiempo, nos repartió unas cartulinas con viñetas y letras para que, mientras lo iba contado, nosotros fuéramos relacionando cada dibujo con la escena que estaba describiendo. En una de las escenas, Roldán toca un cuerno de elefante para pedir auxilio a Carlomagno, que iba al frente del ejército. Héctor tocó un cuerno de toro para que nos hiciéramos una idea de cómo sonaría entonces…

Cuando terminamos, nos dirigimos al Museo Alma Mater, la zona más antigua del palacio arzobispal, donde nos contó la historia de Don Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid. Allí leímos algunos versos de cada una de las tres partes del Cantar: el destierro, las bodas y la afrenta de Corpes. Además, dos compañeros, hicieron la versión rap de esos versos, dando a entender que los antiguos juglares que contaban estas historias son motivo de inspiración de muchas de las nuestras.

Finalmente, entramos en el Ayuntamiento y allí, sentados frente a la maqueta de la ciudad que cuelga de la pared, nos contó la vuelta de Roldán a Zaragoza, a la que volvió buscando el amor… Y así acabamos la excursión.

Rocío Martínez 2º ESO