BIENVENIDOS!

 

Admítelo, estabas deseando volver al cole. Ya no podías aguantar más. Tantas irresistibles e interminables lunas que cierran los ojos, exhaustas, cuando despierta, implacable, el astro justiciero, pasan factura y te han dejado hecho un trapo, una piltrafa,  una sombra de lo que eras…

 

Vale, vale, de acuerdo, no querías ni oír hablar, pero… estás bien, entero, no has perdido nada, ni siquiera la uña del dedo gordo del pie izquierdo en este peregrinaje veraniego y tienes todos los dientes dispuestos para una sonrisa… ¡Anda, esboza una estirando los músculos encogidos de la cara, imaginando la que trae tu tutor cuando entre por la puerta de clase como pulpo en garaje! Mirándolo detenidamente a los ojos y con una sencilla regla de tres, puedes calcular si ha dormido haciendo el pino o del revés… ¿Lo ves? ... Bueno, vale, no vamos a empezar ya con la regla de tres y los números primos, que para primos toda la colección  que ha desfilado durante el largo estío… que nunca pensé que hubiera tantos ¡Jo…pelines! El caso es que no sé por qué mi mente siempre los asocia a un campo de calabazas que se extiende hasta el infinito…

 

Sé que estás ahí y no has dejado de leer, pero aún noto tus molares tensos, apretados, y las vértebras de tu cuello doloridas…¡Levanta la vista y mira a tu alrededor: es un día precioso, ataviado con todos los colores del arco iris y está ahí, delante de tus narices para que lo puedas ver, oler, palpar… Respira hondo, siente tus pulmones y dales un abrazo como nunca lo has hecho, desagradecido, que eres un desagradecido (bueno, esto me lo decía mi abuela y se ha colado aquí, sin permiso)… mientras tocas el aire con la punta de los dedos. Y ahora que tus incisivos se han relajado… acaricia tu corazón, que no deja de trabajar ni de noche ni de día, ni coge vacaciones en verano, y facilítale su tarea mimándolo un poco siquiera, la cara avinagrada no ayuda, aunque esto no aparezca en ninguna de las contraindicaciones de los prospectos…

 

Está bien, puede que todo lo anterior no sea más que una sarta de chorradas, veo que eres duro de pelar y el verano te ha dejado tieso y pulido como el hueso de una aceituna… Confiésalo, los ligues estivales se han disuelto como azucarillos playeros y no han sido más que eso, de verano, efímeros, y se han quedado en Casera…sin burbujas. ¡Ay!, el poeta, todo pasa y todo queda…,  pero tú ya has hecho camino y no te puedes quedar quieto ni pasmao. Cierto, a veces la vida es cruel, pero ¿cómo apreciaríamos, entonces, los buenos momentos cuando nos invade ese cosquilleo placentero que asociamos con felicidad, eh?... Un nuevo curso, repleto de posibilidades, te da la bienvenida y el cole te abre, de nuevo, sus puertas. No cierres las tuyas. Ábrelas de par en par, abraza la vida, siéntela y deja que ella también te envuelva…

 

¿No he conseguido arrancarte una sonrisa? Vale, te invitaré a una Coca-cola, a ver si la lengua, la sed y el sabor hacen el milagro… ¡Eh, no me mientas!, sé que te has reído, tengo acceso a esa pantalla posesiva que tiene ojeras…

José Luis  3/09/2018

976 224 864 
976 222 999